Suscribirse
Profesionales de la Cultura en Aragón

Que el COVID-19 no mate a la cultura. 10 propuestas de PROCURA

En PROCURA hemos realizado un documento con motivo de las consecuencias que pensamos que la crisis del COVID-19 va a tener en la cultura y en los profesionales de la cultura en Aragón y las medidas que consideramos se podrían impulsar desde ya desde las instituciones públicas aragonesas.

El documento se compone de una introducción a modo de contexto y justificación para pasar a las cinco grandes líneas de acción que proponemos como áreas de trabajo y acabar con las diez medidas que creemos más urgentes para implementar de manera inmediata, todas ellas encaminadas a paliar los efectos de la inactividad y para intentar evitar la destrucción del tejido profesional aragonés que esta crisis sanitaria está provocando y provocará.

PROCURA desde que comenzó su actividad en 2003 ha tenido por objetivo trabajar con las administraciones públicas aragonesas con el fin de colaborar en la defensa del tejido cultural, aportando ideas, medidas, sugerencias, actividades e iniciativas. Es por ello, y en un contexto de extrema gravedad y desamparo para los profesionales de la cultura y para la cultura en general, por lo que hemos redactado estas medidas de urgencia.

Creemos que este documento, fruto de nuestro conocimiento sobre la realidad, de nuestra experiencia profesional y de nuestro compromiso y responsabilidad, puede ser un buen punto de partida para trabajar desde ya en intentar amortiguar los efectos tan negativos que va a tener sin duda esta crisis.  

Documento completo Que el COVID-19 no mate (o remate) a la cultura. Reflexiones y propuestas para un contexto de pesadilla.

Extracto del texto con las 10 Medidas de carácter urgente de ejecución inmediata y a corto plazo para paliar los primeros efectos de la inactividad y para evitar la destrucción del tejido profesional en el sector cultural en Aragón.

1. Adaptación o reconversión de las medidas ya publicadas por las administraciones competentes para que los profesionales y empresas del sector cultural tengan cabida en igualdad de condiciones que el resto de profesionales y empresas de otras áreas y sectores o creación de medidas específicas en la misma línea para el sector cultural. Para ello hay que tener en cuenta las especificidades del sector e incluir en dichas medidas aspectos como por ejemplo la intermitencia laboral o la no necesaria adscripción de la actividad profesional a un local.

2. Medidas que mejoren la liquidez para hacer frente a las obligaciones de los profesionales: aplazamiento de pagos tributarios, condonaciones de pagos afectos a la realización de la actividad, avales públicos ateniéndose a las especificidades propias del sector para acceder a créditos bancarios o préstamos bonificados, por citar algunas.

3. Análisis actualizado de los efectos de la aplicación de las medidas y decretos en los profesionales de la cultura y creación de un canal de información directo a modo de ventanilla para el sector cultural donde poder resolver cualquier duda a nivel laboral y/o jurídico que funcione como un servicio público de asesoramiento integral.

4. Diagnóstico y estudio del impacto socioeconómico de la crisis en el mundo de la cultura. Se necesita una fotografía real del desastre como única herramienta para la planificación y la toma de decisiones a medio y largo plazo.

5. Establecimiento de órganos de coordinación de las administraciones con competencias en cultura que aseguren políticas con objetivos comunes y estrategias compartidas y establecimiento (o recuperación) de órganos de participación democrática de los profesionales para ayudar a la toma de decisiones basada en las necesidades reales del tejido cultural asegurando la máxima representatividad posible y siempre con el consenso como bandera.

6. Replanteamiento presupuestario de las acciones, proyectos o subvenciones no ejecutados o por ejecutar. Redistribución justa, razonable y en igualdad de condiciones que recaiga en el tejido cultural vinculado a criterios como la utilidad pública de su trabajo o a la vulnerabilidad de los profesionales.9

7. Mantenimiento de todas las convocatorias de ayuda al tejido cultural existentes con una nueva reformulación según las necesidades detectadas y consensuadas con los profesionales.

8. Creación de una Convocatoria de Ayudas Extraordinaria poniendo especial atención en las estructuras más débiles, vinculadas a la cultura de base, en todas sus variantes y sectores (centros culturales de proximidad, espacios de creación, cooperativas culturales y otras entidades del sector) con la finalidad de incidir en sus problemáticas estructurales, de supervivencia y de sostenibilidad.

9. Diseño de un Plan Extraordinario de Cultura específico para los meses siguientes al confinamiento en colaboración con el tejido cultural del territorio y que tenga como finalidad el establecimiento de una hoja de ruta clara y concreta que marque la acción pública en materia cultural a medio y largo plazo (cómo gestionar la post-crisis sanitaria desde lo público).

10. Diseño de un Plan Extraordinario de Lucha contra la Desigualdad en materia de derechos culturales. Estos derechos básicos, reconocidos a nivel internacional y nacional, corren el riesgo más que nunca de ser cercenados o por lo menos creemos que esta crisis va a agravar las desigualdades existentes en esta materia. Esta crisis está demostrando que las personas que menos recursos tienen y las personas que más dificultades tienen para acceder a la cultura, para crear cultura o para participar en la cultura están en franca inferioridad cuando los espacios físicos de creación y exhibición de la cultura, además, no existen. Es el momento de abordar uno de los mayores desafíos que tienen los territorios, la equidad en materia de derechos culturales de las personas.

  • PROCURA. Profesionales de la Cultura en Aragón

    Calle del parque 2, 4ºDcha
    22002 Huesca
    Aragón – España
    asociacionprocura(arroba)asociacionprocura.es

    Suscríbete al boletín

    *campo obligatorio