Suscribirse
Profesionales de la Cultura en Aragón

La Cultura sale de su letargo y se moviliza.

esloganes

En los últimos meses estamos viendo un notable despertar del sector cultural tanto en Europa como en España. Los recortes en materia de cultura que son ahora la moneda de cambio más común en muchos países de la Unión Europea parecen en cierto modo el desencadenante. Pero se empiezan a vislumbrar muchas más causas, de hecho la intelectualidad y los agentes  culturales intuyen que Europa no va por buen camino. Solo importa salvar el euro a toda costa, pero el monstruo se empieza ya a comer a sus hijos. Nadie piensa ya en mañana. Las fracasadas estrategias de Lisboa son solo un viejo recuerdo. La crisis se percibe muy profunda y más allá de la economía.

De momento el sector cultural se despierta. En este contexto se viene desarrollando en toda Europa la campaña “We are more”(Somos más), impulsada por Acción Cultural europea y por la Fundación Cultural Europea a la que se han sumado multitud de organizaciones con el objetivo de apoyar las Artes y la Cultura en Europa y evitar los recortes que la Comisión planea para los próximos años en sus programas culturales.

Holanda ha comenzado su campaña “No cultura/no futuro” para defender los presupuestos ante los recortes en curso.

También los diferentes sectores y sus organizaciones están haciendo lo propio. Así los directores de Agencia de cine Europeo (EFADs), la Federación de directores de cine Europeo (FERA) y un grupo de doce redes europeas y productores y distribuidores internacionales han enviado cartas al Presidente de la Comisión Europea, José Manuel Barroso, para solicitar que se mantenga el Programa MEDIA en su forma actual después de 2013, ya que su finalización o recorte presupuestario, supondría una grave amenaza para el desarrollo del sector audiovisual europeo en el plano industrial.

En España, hay comunidades como es el caso de Catalunya que también han emprendido movilizaciones. Concretada en la campaña «No retalleu (no recortar) la cultura» ante la bajada progresiva hasta el 0,8% de la inversión cultural, y los anunciados recortes de la Generalitat Catalana. Manifestaciones y diversas acciones han congregado a miles de personas. La propuesta de la Ley ómnibus que entre otras cosas prácticamente desmontará el CONCA (Consell de les Arts), un buen ejemplo de gobernanza pública de la cultura creado hace tres años, también está desencadenando un fuerte movimiento de contestación, y especialmente porqué está rompiendo todos los consensos y bases que tantos años le ha costado construir a la sociedad catalana , a sus artistas y a sus organizaciones. Esta Ley que se propone equiparar a los artistas y creadores con las empresas deja al mercado libre y a sus necesidades la última palabra. Poco importan ya los artistas y sus obras, se hablará más de productos mercantiles que de creación artística. Mercado y beneficio económico pasan a ser la clave.

El propio 15M supuso y está suponiendo una experiencia en modos y formas y que especialmente desde la cultura plantea positivos elementos de reflexión. Las comisiones y asambleas de cultura hablan de racionalizar el sector público, implicar a la sociedad, desterrar el derroche, defender el mérito y la transparencia consensuar las prioridades.

Muy interesante el proceso desarrollado en Polonia y su campaña “ciudadanos por la cultura” que el pasado Junio forzó al gobierno polaco a firmar un acuerdo de inversión en cultura, pasando del 0,5 al 1%. (la media europea está cerca del 2%. Han dado otro buen ejemplo de la recuperación del pulso de la vida social por parte de la ciudadanía. Con más de 100.000 firmas los polacos han puesto de manifiesto que “La Cultura es cuestión de Estado” y que “No hay bienestar sin cultura”. Los polacos no pedían subidas de sueldo, ni mejores prestaciones sanitarias, Pedían nada menos que Cultura. Este pacto es el primer acuerdo que un Gobierno polaco firma con sus ciudadanos desde los años 80, después de que el Ejecutivo haya entendido que «la cultura no es sólo arte y creatividad, sino también un elemento constitutivo de la vida de los individuos, y también de la del país», según defendía la vicedirectora del Museo Nacional de Polonia, Beata Chmiel. La insistencia de miles de ciudadanos ha logrado influir en las altas esferas de la política, un paso decisivo en una sociedad joven y con energía que no quiere cometer los errores de la vieja Europa. «La clave es desarrollar el capital humano», señala Chmiel, que considera evidente que, en un futuro donde serán menos necesarios los trabajadores físicos, es preciso contar con personas capaces de mejorar sus habilidades y ser parte activa de la sociedad. Los “Ciudadanos por la cultura” denuncian que el número de personas que quedan fuera del acceso a la cultura ha aumentado en Polonia en los últimos años, lo que se traduce en un incremento del analfabetismo funcional y un freno en el desarrollo del capital intelectual de la sociedad.

También en Aragón alrededor  de veinte organizaciones han iniciado el movimiento “+Cultura” y que apuesta por mucho más que intentar mejorar los presupuestos y la inversión en cultura, pretende poner el debate de la cultura en la sociedad. Como derecho, como indicador de la calidad del bienestar social, como elemento de creatividad e innovación social tan necesarios para el futuro. La cultura, la educación y la formación aparecen como prioritarias en la actual sociedad del conocimiento. 

No tardaremos mucho en ver que los movimientos por la cultura van a crecer y desarrollarse tanto en España como en Europa. Una nueva gobernanza de la cultura y de la sociedad parece totalmente necesarias. Si juntamos los diferentes eslóganes de todas las campañas citadas vemos que  se complementan: “Ciudadanos por la cultura” (Polonía), “+Cultura” (Aragón), “No recortar la Cultura” (Catalunya), “Somos más” (Europa), “No cultura/no futuro” (Holanda).

Bienvenido el abandono del letargo aunque sea por la crisis.

Redacción Procura

1 comentario
  1. Felicidades por el artículo, da una muy buena visión de lo que está haciendo el sector de la cultura en Europa para defender los valores públicos que tiene la cultura y de los que parece que en muchos lugares se la quiere desposeer.
    Me atrevo a añadir otras países donde sectores culturales y ciudadanos han iniciado campañas: el Reino Unido con su campaña «I Value the Arts» (Doy valor a la cultura) fue el primero ya el año pasado. También en Eslovenia están recogiendo firmas contra los recortes. Hoy publica la prensa que trabajadores de la cultura han ocupado el teatro Valle y el museo de arte contemporáneo MACRO ambos en Roma. Y continuara ….
    Un saludo.
    Toni González

Deja un comentario


  • PROCURA. Profesionales de la Cultura en Aragón

    Calle del parque 2, 4ºDcha
    22002 Huesca
    Aragón – España
    asociacionprocura(arroba)asociacionprocura.es

    Suscríbete al boletín

    *campo obligatorio