Suscribirse
Profesionales de la Cultura en Aragón

Para reflexionar viendo el patio del vecino

 

Por su interés general hemos traducido del catalán el artículo «La supresión del CONCA y la cultura mercancía, dos políticas que nos alejan y nos acercan en Europa» de Toni González, publicado en su blog «La Cultura es política» publicado el 28 de Junio. Esta información complementa  la que adelantamos ayer sobre el informe CONCA 2011.

El nuevo gobierno de CiU se quiere cargar de una vez todo el consenso para la modernización de las políticas culturales que representó la creación del CoNCA (Consejo de las Artes de Cataluña). Lo que ha sido el primer organismo en el sur de Europa de gobernanza pública de la cultura, independiente de las controversias políticas, puede desaparecer después de sólo tres años de existencia.

Tuve la oportunidad como asesor de la «Plataforma de la Cultura por el Consejo de las Artes» de vivir muy de cerca los debates y las negociaciones para que una ley aceptable saliera adelante y puedo asegurar que al final del trayecto el consenso era muy amplio, aunque no total. Ahora, después de tres años, y con un arranque difícil del CoNCA, con claros errores aunque también aciertos, es constatable que el consenso en el sector de la cultura es aún mayor.

clip_image002[1]

Campaña en Holanda contra los recortes a la cultura

Como consecuencia del profundo debate que está teniendo nuestra sociedad con motivo de la crisis, cada día que pasa se ven fortalecidos principios que avalan la existencia del CoNCA. La separación de las decisiones puramente culturales y artísticas de la lucha partidista y política es uno de ellos. Otro, que estas decisiones deben ser tomadas de una manera abierta y transparente para personas independientes vinculadas al sector de la cultura. Por otra parte, es hoy claro y evidente que la sociedad debe participar en las decisiones que le afectan y no sólo votando cada cuatro años. Es de alguna manera comprensible este posicionamiento del Departamento de Cultura que sólo aporta más control e injerencia política sobre la cultura?

Ahora, en realidad, tocaba revisar el CoNCA, mejorar su funcionamiento y dotarlo de mayores recursos y competencias ejecutivas. Eso era lo que pensaba una gran mayoría del sector cultural hace sólo un par de días. La publicación de la ley Ómnibus ha lanzado por la borda un proceso de evolución y modernización de las políticas culturales modélicas en un país del sur de Europa, haciéndonos retroceder en materia de gobernanza cultural treinta años.

clip_image001[1]

Poca obra vendió Van Gogh en vida y la influencia que ha tenido

Pero, la ley Ómnibus lleva todavía una novedad muy importante, .equipara al creador con una empresa cultural y lo quiere hacer dependiendo únicamente de las necesidades del mercado. Así, la cultura creativa pasa a ser subordinada de los mercados y su razón de existir es que pueda ser convenientemente transformada en mercancía y puesta a la venta en un mercado libre, donde la única razón de existir sea el beneficio económico. ¿Por qué razón el Consejero Mascarell se precipita de esta manera al descrédito de todo el sector cultural cuando éste aprobó su nombramiento por qué era un gestor que conocía sus necesidades y ambiciones? Vamos a averiguarlo.

Hacer desaparecer las competencias ejecutivas del CoNCA sin ningún tipo de debate sólo se puede explicar desde la óptica de la supervivencia de una cultura y de personajes autoritarios con deseo de poder, que se aprovechan de un país todavía demasiado cerrado que da valor a la jerarquía y promociona las personas por sus afinidades sociales y políticas, y no por sus méritos. Este sistema está basado en el clientelismo y es un freno a la modernización de un país y, por supuesto, el de las industrias culturales y el desarrollo económico. Un país pequeño que quiere abrirse al mundo y internacionalizarse no se lo puede permitir de ninguna de las maneras.

Por otra parte, asimilar la cultura únicamente al mercado y al negocio es un posicionamiento con mayor sentido en un ámbito global. Nace del neoliberalismo económico y es el dogma seguido por la derecha política en Europa. Las fuertes recortes de los fondos públicos a la cultura en el Reino Unido y Holanda llevan el mismo sello que las de Cataluña: los Estados y políticos neoliberales quieren salirse de la responsabilidad de la financiación a la creación artística y sólo apoyar operaciones rentables económicamente. Desgraciadamente, muchas de las operaciones que se puedan llevar a cabo en el mundo artístico y cultural no lo son, al menos a corto plazo, aunque sus valores intrínsecos para la sociedad, el individuo y, también, la economía, son claros al haber sido motor de desarrollo a lo largo de toda la historia.

clip_image001[3]

El Gobierno de la Generalitat se aleja del consenso respecto a las políticas culturales

 

El Consejero Mascarell y el gobierno de CiU han tomado dos decisiones muy importantes para el futuro de la cultura en Cataluña, dos decisiones que rompen los consensos básicos que se habían asumido en treinta años de democracia. Si una de las decisiones responde al comportamiento ideológico de la derecha europea y, desgraciadamente, nos acercan al pensamiento único neoliberal mayoritario actualmente los gobiernos europeos, la otra nos aleja de todos los modelos de modernización de las políticas culturales y nos hace retroceder muchos años en cuestiones relativas a una mayor profundización en la democracia y la participación de la ciudadanía. Sin duda, un mal comienzo para un gestor que quería ser puente y favorecer el consenso entre diferentes pensamientos políticos y sensibilidades de los sectores de la cultura de Cataluña.

Artículo original: http://tonigonzalezcat.wordpress.com/

Deja un comentario


  • PROCURA. Profesionales de la Cultura en Aragón

    Calle del parque 2, 4ºDcha
    22002 Huesca
    Aragón – España
    asociacionprocura(arroba)asociacionprocura.es

    Suscríbete al boletín

    *campo obligatorio